Terapia Gestalt. Invierno.

Hoy comienza el invierno. Es en este momento cuando  se produce el solsticio inviernal.

Hoy 21 de Diciembre es el día más corto del año y simbólicamente parece que las sombras han ganado la batalla a la luz. Sin embargo, a partir de este día se da una inversión en la duración del día y la noche, por lo que  la luz gana espacio a la noche. Esto se va notando en que se van acortando poco a poco las noches y alargándose los días hasta que se igualen en el equinoccio de primavera. En el pueblo de mi abuela Carmen, Montejo de Bricia (Burgos) decían que “en Reyes lo notan hasta los bueyes”.

Aun así, el invierno es la estación más fría en nuestro hemisferio norte. En tiempos anteriores se sabía que no habría alimento disponible hasta la primavera, así que  se sacrificaba a los animales para no tener que darlos de comer, de ahí la tradición de la matanza invernal, lo que hacía que fuera el único periodo del año en el que se comía carne fresca.

La tierra estaba helada y no había ningún tipo de cosecha por lo que no se trabajaba en el campo, esto unido a que había menos tiempo de luz, en el invierno los clanes y las familias se unían alrededor del fuego a contar cuentos y evocar batallas.

En el invierno se reconoce el ciclo que Clarissa Pinkola Estés en su libro “mujeres que corren con lobos” llama ciclo vida-muerte-vida, porque bajo esta aparente tierra estéril las semillas cogen fuerza para brotar en primavera, siempre ante la tierra yerma e invernal hay una promesa de renacimiento y vida.

La naturaleza parece muerta, las aves migratorias hace tiempo que se fueron, muchos animales hivernan, el silencio del invierno reina con el sonido sordo del paisaje nevado.

El invierno nos invita al recogimiento y a la introversión, el frío nos hace buscar el calor del hogar y la intimidad familiar. En este tiempo helado es el momento de soñar y desear las salidas primaverales, por eso es tiempo de preguntarnos:

¿Qué está congelado en mi vida? ¿Cómo puedo darle calorcito para pueda deshelarse y fluir en la primavera? ¿Qué nuevas semillas, nuevos deseos, están empezando a buscar enraizarse para salir cuando llegue el buen tiempo?

¡Os deseo un feliz invierno!

Un abrazo.

Carmen

Esta entrada fue publicada en Estaciones, General, Psicología, Terapia Gestalt y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Terapia Gestalt. Invierno.

  1. Ana Mª Bastida de Miguel dijo:

    No hay nada más cierto, el invierno es frío, es triste, está apagado el sol… pero también es cierto que como decía mi madre “se llamaba Miguela” ¡Al mal tiempo buena cara! y ¡No hay mal que por bien no venga! y esos dichos he intentado aplicármelos desde que era una niña, ya hace muchos años, y transmitirlo a mis pacientes.
    Hay que enfrentarse a todo y todo pasa, lo mismo ocurre con el invierno nos enfrentamos de la mejor manera posible pues nos permite mayor contacto familiar con esos ratitos en el sofá, acurrucados debajo de la mantita, ¡todo tiene su encanto! El invierno lo superamos para dar paso a la primavera y al verano que son las estaciones más vitales, más alegres donde mayor contacto social hay, donde con sólo mirar por la ventana ya te apetece salir, pasear, charlar, disfrutar con los amigos en esas terracitas de la calle…
    Con el otoño, poquito a poco, nos volvemos a preparar, pues todo pasa, y volvemos a empezar.
    Hay que buscar lo mejor de cada momento y saber disfrutar de ello, los antiguos así lo hacían con sus narracuentos alrededor de las hogueras, eran tiempos difíciles pero por eso no dejaban de disfrutar buscando sus ratitos. Ahora que disponemos de muchos más recursos es lo que tenemos que intentar, “disfrutar todo lo que podamos aunque la temperatura o los acontecimientos sean adversos” “sacar todo lo positivo de lo más negativo pues eso nos ayudará a superar cualquier invierno tanto estacional como emocional”.

    • Carmen dijo:

      Qué gran oportunidad es poder aprovechar los momentos fríos para buscar el calor familiar y de la amistad. Te mando un abrazo muy fuerte Ana.

  2. Pingback: NAVIDAD. ¡¡¡FELICIDADES!!! | Psicología Clínica. Terapia Gestalt. Carmen Díez.

  3. Maite dijo:

    A mí el invierno me cuesta….hace frío y solo me encojo y encojo y me “recojo” contactando a veces con cosas que no me gustan … pero sí, teneis razón, todo pasa y quizás tengo que intentar “descongelar” aquello que hace que me encoja. Será un buen intento para este 2012.

    • Carmen dijo:

      Esto es un tópico pero para descongelar primero hay que saber que está congelado. Y eso es consciencia. Y darse cuenta de que uno es consciente y puede elegir… Eso es el principio de la felicidad. Besos para tí en este punto de tu camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *