Viaje a Roma. La satisfacción.

Este fin de semana me he ido con mi hija Carmen a Roma. Ha sido un maravilloso viaje donde me he reencontrado con la “Ciudad Eterna”. Ha sido mágico el ver a mi hija entusiasmada con los monumentos y el arte, esforzándose y luchando contra el cansancio y el calor para ver el arte y la cultura, que yo no creí que le fueran a interesar tanto. 

Carmen en el Coliseo

 Uno de los responsables de este entusiasmo fue Cosimo, guía del Vaticano quien nos guió por la Basílica y por los Museos durante casi 4 horas. Tuvo la amabilidad de permitirme que le grabara. Esta es la breve charla. Pido disculpas por los movimientos constantes de cámara y el mal enfoque, pero fue hecha rápidamente y con el móvil.

Un monumento, una obra de arte, es un trozo de historia que está cristalizado en el tiempo. Ir a lugares como Roma o en concreto al Vaticano es encontrarse con la historia a través del arte. Todo tiene una armonía concreta, todo tiene su significado. Cuando va allí un profano, puede ver la grandeza, pero no puede entenderla. Se necesita de alguién con conocimiento para que lo pueda explicar, encuadrar en el momento histórico, traducir la simbología, hablar del artista para entender qué quería expresar…

En eser momento la obra de arte vuelve a cobrar vida ante los ojos del visitante y ya nada vuelve a parecer igual, por eso es importante quién te guía por esos lugares, por eso fue importante y realmente una suerte encontrarnos con Cosimo, que fue el que nos enseñó a ver y entender el Vaticano.

A través de sus conocimientos entendimos porqué el Vaticano parece tan armonioso a pesar de ser tan enorme y no tenemos sensación de estar en un lugar tan inmenso como es en realidad, nos explicó como las estatuas tienen diferente tamaño dependiendo de la altura a la que se encuentren y mayor tamaño a mayor altura por lo que la percepción visual es que todas las figuras son iguales, pero es sólo una ilusión. También nos explicó como la plaza del Vaticano tiene forma de la abertura por donde se mete una llave, porque es el lugar donde entran las llaves del Cielo que Jesús le dió a Pedro… Es el símbolo de la puerta del Cielo. Me encotré con muchas de las historias que me habían contado de pequeña y que forman parte de mi y ahora las podía vivir en el mismo lugar que sucedieron.

Obra de arte tras obra de arte, rincón tras rincón, fuímos haciéndonos con una idea mucho más profunda y sintiendo la satisfacción del que aprende y comprende algo, porque he de decir, que después de la visita sentí eso, esa satisfacción de quien se siente bien después de haber colmado algo que estaba vacío.

Todo esto pudo llegar por la necesidad de Cosimo y la nuestra de ir contactando en cada momento y de estar accesibles por ambos lados a preguntar y a responder. Es difícil, a veces, contactar con tantas y variadas personas para mostrarles el saber, y esto lo cuenta Cosimo en su anécdota de difícil solución. Su preocupación por dar a cada uno lo que necesita y a veces no poder hacerlo.

Fue una interesantisima visita, que me ha gustado poder compartir con vosotros.

Os mando un abrazo

Carmen

Esta entrada fue publicada en Psicología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Viaje a Roma. La satisfacción.

  1. Carmen Sáenz dijo:

    Hola máma, ¿te das cuenta de que ya solo nos faltan 4días para poder ver disneyland resort paris ? Se lo recomiendo a todo el mundo que este leyendo este mensaje.Disponen de 2 parques y 6 hoteles a su disposicion (los más cercanos al parque). Así que , el que quiera ir que vaya que yo no le voy a invitar.

    • Carmen dijo:

      Pues me hace mucha ilusión, la verdad, ir contigo me gusta mucho, y Disneylandia es uno de mis lugares favoritos. Nos lo pasaremos muy bien, igual que en Roma nos lo pasamos fenomenal.

      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *