Terapia Gestalt. Pistas para ser feliz. Gonzalo San Ildefonso. La expresión poética.

Esta mañana he estado con mi amigo Gonzalo San Ildefonso. Gonzalo es poeta. Utiliza la poesía como medio de expresión.  Me gustaría compartir con vosotros este encuentro.

Es importante expresarse, dar forma a los sentimientos y emociones y sacarlas hacia afuera. No todo el mundo encuentra ese canal y Gonzalo ha localizado en la poesía esa forma de mostrarse al mundo de forma sana. Pero ¿por qué es tan importante?

El libro Terapia Gestal: Excitación y crecimiento de la personalidad humana de Perls, Hefferline y Goodman (PHG) dice lo siguiente sobre la poesía:

“La poesía es el opuesto exacto al discurso neurótico, ya que es lenguaje en tanto que actividad orgánica de resolución de problemas, es una forma de concentración”.

¿Qué significa esto? Cuando alguien verbaliza lo que hay en su interior en forma de poesía, al darle esta forma conscientemente, estaría haciendo lo contrario a lo que a menudo hacemos. ¿No os habeis visto una y otra vez pensando y pensando y volviendo a pensar sin llegar por ello a ninguna parte, ni a solucionar ningún problema?

Eso lo hacemos de forma espontanea para calmarnos, el pensamiento es una forma de calmar nuestra excitación interna que si nos fijamos tiene forma de movimiento, cuanto más “nerviosos” estamos, menos podemos “parar quietos” y más pensamientos hay. Y a esos pensamientos que a menudo tienen forma de diálogo, conversación o discurso es a lo que le llama el PHG “discurso neurótico“, un discurso que parece ir sólo y que no tiene fin.

El mostrarse mediante la expresión, dirige hacia afuera este movimiento interno. Con la consciencia dirigida a la expresión poética, al darle una forma estética y bella que aparecerá al final en forma de poema se utiliza una herramienta única del ser humano que es el lenguaje para la solución de problemas. Y poder utilizar el lenguaje en solucionar nuestros problemas es realmente algo extraordinario porque sómos los únicos que podemos hacerlo de entre todos los animales. Es lo que nos hace más humanos, pero es curioso ver que a esta forma no todos ni siempre podemos acceder. Hace falta consciencia y voluntad para poder hacerlo.

También lo llama, el PHG, una forma de concentración, porque sólo concentrandose en las sensaciones físicas, o en el sentimiento o en una zona del discurso repetitivo del pensamiento se puede dilucidar que se quiere sacar hacia fuera, qué se quiere expresar, se puede dar forma y materializarse en poema.

Y esta es la expresión poética de Gonzalo. En muchos de sus poemas podemos ver un desarrollo que va de lo oscuro a la claridad. De la desesperación a la esperanza. Al final aparece la respuesta de continuar. Un buen ejemplo de este desarrollo aparece en el siguiente poema, de su libro “En el umbral”:

VOLVER

Hoy volvió a temblar todo mi cuerpo,
se extremecieron las entrañas,
y el corazón fue tormenta.

Lloré silencioso a través de los meses,
sonámbulo, por las calles quise desplomarme.

Mis ojos observaban una paloma anudada a un grillete
y la tierra olía a inocencia.

Hoy eché de menos la mar,
aquel refugio donde perderme.
Allí no hay soledad,
allí mi alma no era un maldito poema.

Hoy sentí haber arrojado infinitos tesoros:
frescura…Sentimientos…Pureza.

Era un inmenso vacio
y temblé con rabia,
y esta era la sangre de mi poema.

Lucharé!!… Hoy decidí comenzar de nuevo.

Y esta es la decisión y la respuesta que Gonzalo mismo se dió. Es hermoso ver no sólo sus versos sino su encuentro consigo mismo a través de ellos.

Espero que os haya gustado tanto como a mí.

Os mando un poético abrazo.

Esta entrada fue publicada en Pistas para ser feliz, Psicología, Psicología Logroño, Teoría Terapia Gestalt, Terapia Gestalt y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Terapia Gestalt. Pistas para ser feliz. Gonzalo San Ildefonso. La expresión poética.

  1. Montse dijo:

    Hola Carmen, enhorabuena por tu página!. Me han encantado las entradas en las que hablas de la inseguridad y el miedo a través de las películas de Walt Disney, te pido por favor que sigas en esa línea.
    Otro tema que me interesa es el que apuntas hoy sobre el pensamiento recurrente o el discurso neurótico, que a mí tanto me molesta. Me gustaría que me pudieras recomendar algun libro sobre este tema que sea accesible a los que no dominamos la terminología de la psicología.
    Un abrazo y a seguir así.

  2. Carmen dijo:

    Hola Montse. Perdón por el retraso en contestarte, pero he estado en off todo el fin de semana.

    Gracias por entrar y opinar y darme un poco de feed-back sobre lo que puede interesarte. Espero que sigas entrando y que pueda aportarte algo más lo que voy subiendo.

    En cuanto al pensamiento recurrente hay un libro que se llama “Mujeres que piensan demasiado” de Susan Nolen-Hoeksema publicado en Paidos que da un método y ejercicios para que puedas parar tus pensamientos.

    Pero no se te olvide que el pensar es algo que no es en sí malo. Hacerse consciente no de los pensamientos, sino de que se está pensando, te puede llevar a darte cuenta de qué te está pasando y porqué necesitas pensar en vez de… Hacer algo, moverte de alguna forma… Expresar algo a alguien… Siempre que tengas excitación contenida vas a pensar, no tú, todos, viene de serie, funcionamos así.
    Llegar a entender qué es lo que nos está haciendo pensar, sentir el malestar en sí mismo, sin creer el adorno de los pensamientos, desidentificarnos de ellos… Es una tarea complicada, pero da mucha paz.

    Espero que lo consigas y que me permitas saber de tus logros.

    Besos Montse.

  3. Montse dijo:

    Muchas gracias lo leeré y ya te contaré. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *